Los datos curiosos detrás del Día Mundial del Emoji

0

En el mundo on line se celebra el Día Mundial del Emoji, una fecha que busca festejar el uso de estas simpáticas ilustraciones utilizada por millones de personas en todo el mundo en servicios de chat, redes sociales y diversas plataformas digitales. La elección del #WorldEmojiDay, que se celebra desde 2014, está basada en la ilustración adoptada en 2002 por Applepara representar el calendario en la Mac, y que luego se extendió al resto de los servicios de otras compañías, como Google y Microsoft.

La celebración, que tiene su propio sitio web, también se hizo notar en el mundo real de la mano del Empire State, que utilizará el característico tono amarillo de los emoji en la iluminación de la emblemática torre neoyorkina.

https://twitter.com/WorldEmojiDay/status/886234143788498944

Los emojis son una expresión virtual que nació en Japón a fines de la década del 90, creados por Shigetaka Kurita para una incipiente plataforma on line móvil de la operadora NTT Docomo. En la actualidad son gestionados por el consorcio Unicode, una entidad conformada por representantes de las principales compañías tecnológicas.

Existen más de 2500 emojis aprobados por Unicode, y de forma periódica se actualizan con nuevas ilustraciones y más versiones de los símbolos del catálogo, tales como las ediciones masculinas y femeninas y en diversos tonos de piel.

También existen varias solicitudes de emoji que aún no fueron aprobadas por el consorcio Unicode. El gesto del corazón con las manos, el mate y la unión de todos los dedos, un gesto típico en Italia y en la Argentina, son algunos de los 40 emojis más pedidos por los usuarios según el blog Emojipedia.

Como dato curioso, Facebook anunció que se envían 60 millones de emojis por día en la red social, mientras que su chat Messenger tiene un tráfico diario de más de 5000 millones de emojis. A su vez, la compañía liderada por Mark Zuckerberg dijo que la ilustración más utilizada esface with tears of joy, la simpática cara alegre con lágrimas.

Fuente: La Nación/Gda

Compartir

Deja un comentario