El susto de su vida

0

Siempre es aconsejable seguir las normas de un lugar. Sin embargo, un turista que visitó el Museo Internacional de Espionaje decidió seguir sus instintos en lugar de respetar el cartel que alertaba sobre el riesgo de tocar el vidrio de una pantalla.

Gregory Heinzman apoyó su mano sobre el vidrio y el susto fue que se llevó fue terrible. Un tiburón se acercó a toda velocidad y golpó con fuerza el cristal. El hombre quedó tendido en el piso  dado que no sabía que el animal no era real sino un efecto visual.

Cary Peck fue la encargada de filmar el momento que compartió en las redes sociales.

Compartir

Deja un comentario